sábado, 13 de noviembre de 2010

La rosa blanca

Mi pequeña, rosa blanca, tan linda y delicada, tan simple, pero hermosa a la vez, con sus pequeños pétalos brillosos y un poco dañados que aun así la hacen una de las rosas mas bonitas.

Nunca pensé que podía haber una rosa tan maravillosa como esta, que tan solo al verla me alegro el día y me lleno de vida, podrías decir que solo es una simple rosa, pero para mí es toda una vida.

Es mi rosa, la que encontré entre miles y miles de rosa rojas, la cual estaba allí esperando ser diferente y cambiando a todo aquel que la viera para solo hacer el bien.  

La mire y me encanto, me transformo y me lleno, era una de las primera rosa que había visto y claro una de las más hermosas que había tenido también, a pesar de cualquier daño que se le podía ver.

Solo quería que tú me la regalaras, pero eso ya no importa, porque descubrí que alguien no te tiene que regalar una rosa para que te llenes de vida, sino mas bien, tu eres el único que tienes que regalarte tu propia rosa blanca para que te sientas lleno y maravilloso.
                                                                             Aymara

1 comentario: